0

Tu carrito está vacío

EL ABC DEL CIBERSEXO

junio 26, 2020 3 minutos de lectura

El cibersexo o sexting hace referencia a las prácticas sexuales que se realizan en línea, que van desde compartir textos, mensajes de audio e imágenes como fotografías o videos hasta video llamadas en tiempo real donde a su vez, se pueden practicar juegos compartidos o simular una relación sexual a distancia, casi como si fuera presencial, entre quienes participan del encuentro.

No podemos desconocer que, a pesar que es una forma más de practicar sexo que se realiza desde hace tiempo, por estos días ha surgido como una alternativa interesante y generosa para quienes desean mantener o explorar nuevas formas de satisfacción sexual, especialmente para quienes están confinados en solitario, ya sea porque no viven con su o sus parejas sexuales, en caso de quienes mantienen relaciones abiertas o bien porque han decidido explorar nuevas formas de interacción con otras personas y de tener sexo ocasional.

Si bien genera curiosidad, también genera cierto recelo o temor de sufrir algún
percance, a lo menos desagradable, como sería la trasgresión de la propia intimidad sexual, por ejemplo, al divulgarse el contenido a terceras personas sin consentimiento.

Y he aquí la primera y gran regla de cualquier interacción sexual, ya sea presencial o a distancia, entre dos o más personas, cual es, el consentimiento.
El consentimiento y el respeto de los deseos y límites de cada uno de lxs involucrados en el acto es la brújula que debe guiar la ruta segura para poder sacar provecho de la experiencia sexual y poder disfrutar de ella al máximo.
Algunas sugerencias para realizar cibersexo o sexting de manera segura y placentera son:

1. Explora y pregúntate qué tipo de interacción te interesaría mantener a distancia: qué te excita, qué te hace sentir más cómodx y qué te gustaría hacer.

2. Intenta fluir a partir de tu propia conexión personal y tus deseos. Si nunca lo has realizado antes, no te guíes por lo que hayas visto en películas, te cuenten tus amigos o hayas visto en redes sociales. No es necesario que lo hagas “todo”. Puedes comenzar de menos a más o como te resulte más cómodo y excitante.

3. Comunica y negocia tus límites. Escoge con quien o quienes quisieras realizarlo y consensua el o los encuentros. Poder comunicarse y negociar los límites seguros y placenteros entre las partes es clave para confiar.

4. Recuerda que siempre existe la posibilidad y además tienes todo el derecho de arrepentirte, así como también tu contraparte. Si esto llega a pasar, no es un fracaso, sino más bien puede ser positivo escucharse, seguir tu intuición y la propia hoja de ruta, sin coerción ni presiones externas.

5. Escoge una vía segura para la transmisión de tus datos íntimos en línea: lo que para ti es una experiencia sexual, en la red es una fría transmisión de datos. Debes saber que no existe ninguna vía cien por ciento segura, pero existen algunas que ofrecen mayores elementos de resguardo de la privacidad de datos que otras. Quizás una buena práctica, obviamente consensuada, puede ser destruir las imágenes o no dejar grabado el encuentro después de ocurrido.

6. Intenta disfrutar al máximo de la experiencia, con una disposición positiva, por ejemplo, haciendo uso de tus fantasías eróticas para activarte sexualmente.

7. Recoge todos los elementos de los que seas consciente que son estimulantes eróticos para ti. También puedes hacer una “previa” a distancia, generando interés mutuo y más deseo antes del encuentro.

8. Dispone de un ambiente que propicie tu activación erótica y excitación sexual: luz, música, aromas, lencería, texturas, juguetes, etc.; pueden hacer que la experiencia sea aun más placentera y entretenida.

9. Deja fuera los complejos y céntrate en lo exquisito y erótico que es tu cuerpo para ti y como puede serlo también para tus parejas. Puedes mirarte al espejo primero y tocarte para sentirlo. Piensa que esas mismas sensaciones son las que puedes transmitir a través de la cámara, pues de eso se trata, de lo excitante que puede ser verse y sentirse, mientras ambas partes se exploran y excitan mutuamente.

10. Mientras menos expectativas tengas, mejor: recuerda que el fin último de la experiencia es que sea placentera y satisfactoria. Si te rondan pensamientos sobre tu desempeño, tu físico o si tu pareja está gozando o no, puede ser que te genere más ansiedad y te pierdas la oportunidad de sentir lo excitante del momento. En ese caso, siempre es útil poner atención al cuerpo: siente como te mueves, como cambia tu respiración, si se agita más a medida que aumenta tu excitación, como se siente en tu piel, en todo tu cuerpo y en tus genitales.

Ya sabes, distanciamiento físico no necesariamente significa no practicar el sexo. Lo importante es que siempre sea fiel a tus deseos y con consentimiento.

Vanna Lombardo E.
Enfermera Matrona – Sexóloga
www.vannalombardo.cl
Inatagram 



Ver artículo completo

Por qué no llego al orgasmo en pareja
Por qué no llego al orgasmo en pareja

noviembre 26, 2020 4 minutos de lectura

Muchas mujeres llegan a consulta con esta problemática: “me cuesta llegar al orgasmo en pareja pero sola no” o bien de plano señalan: “nunca llego al orgasmo en pareja y sola siempre”
UN HOMBRE EN DECONSTRUCCION
UN HOMBRE EN DECONSTRUCCION

septiembre 05, 2020 9 minutos de lectura

Este relato Anónimo nos invita a reflexionar sobre la revolución que ocurre dentro de nosotros mismes, Es nuestra responsabilidad aportar nuestro granito de arena, para poder construir un nuevo futuro..
TRANS WEB 4.0 EROTISMO Y MUERTE
TRANS WEB 4.0 EROTISMO Y MUERTE

agosto 25, 2020 3 minutos de lectura

Nuestros amigos de FAE recogen la pulsión del cuerpo en aislamiento y la encamina a nuestro propio entendimiento y goce. Hasta que el deseo nos separe y nos vuelva a unir.

Suscríbete

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios, y mejorar nuestros servicios.