0

Tu carrito está vacío

¡¿Puedo tirar en paz?!

mayo 13, 2020 3 minutos de lectura

Había sido un día largo, reuniones con clientes, mucha creación de contenido, fue otro día de mierda en el que me tocó ser la nueva “tía” y hacer la tarea con mi hijo, eso sin contar que tuve que jugar al ballet con mi hija y finalizar la jornada con otro “éxito laboral”; estaba muerta, quería ver el fin del día desde las 11:00. 

Últimamente, mis días se resumen en dolor de cabeza, de espalda, estrés, ansiedad y unas ganas de coger increíbles… ¡un cóctel de pura maternidad moderna!

Luego de atender todos los requerimientos de la agencia de marketing digital que cofundé, trabajar en el nuevo proyecto, atender a los niños con “el caraqueño”, hacer la cena, acomodar la casa para no pisar un juguete cuando vaya al baño de madrugada, escribir mis post de empoderamiento y vida en los que digo siempre  <keep moving>, juro que necesitaba un orgasmo. 

Así que me bañé, me perfumé y me dispuse a envolverme entre sábanas con mi novio para soltar todo el peso de la vida.

Sigilosamente me escondí debajo del plumón, repté hacia su pene, subí de a poco a su centro mientras besaba sus piernas, él introdujo sus manos entre mis cabellos y guió suavemente la ruta final de ese breve saludo oral.

No era el plan quedarme ahí, quería subir y besarlo, trabajo casi 12 horas al día a su lado, pero ahí no somos pareja, somos partners con breaks de maternidad/paternidad en los que jugamos a ser maestros suplentes en contingencia. Obvio quería besarlo como si no hubiese mañana. 

¡¡Y así lo hice!! 

Subí por su abdomen, me lo comí a besos, seguí hacia a su cuello, él  cogió mis nalgas y las recorrió hasta rodear mi fuente de vida. Me mojé, cada movimiento me hacía sentir como una garota en pleno carnaval. siguió por los alrededores sin penetrar, era como un zorro que estudia asaltar el gallinero. 

Ahí me encontraba a la 1:00 de la madrugada disfrutando del placer de besar a mi hombre en el pleno silencio de una cuarentena aniquilante, ese mismo humano que quiere jugar conmigo a que somos un par de adolescente que tienen relaciones a escondidas de sus padres, pero esta vez los papás son nuestros hijos. 

No teníamos mucho tiempo para juegos, juguetes ni posiciones extremas, debíamos aprovechar cada minuto, además al día siguiente tocaba volver a la vida perfecta y feliz que nos vendió el ratón americano.

El comenzó a estimular mis senos mientras yo manipulaba su miembro, así pasamos algunos minutos hasta que me bajó lo que en ese instante estaba sobrando, ¡uff! Se venía el momento de liberación, el más esperado del día, era ahora o nunca. Le pedí que se apurara, estaba casi en mi clímax en medio de gemidos y retorsiones. Fue ahí cuando una voz me detuvo. 

-Mami, mami, ¡ven!, era mi hija con una nueva interrupción de sueño, con otra petición de compañía nocturna, esa que la ayuda a vencer sus miedos. Era ella pidiendo, una vez más, estar cerca de mamá para asegurar su noche. 

¡Me desperté! Había sido un sueño, mi novio e hijos dormían, mi cuello aún dolía, mi estrés estaba sentado en la orilla de la cama y mi ansiedad me esperaba en la puerta de la nevera. 

Día 58 de cuarentena, quiero tirar en paz.

Eunice Medrano Gamero
Fotografía Otto Acosta



Ver artículo completo

UN HOMBRE EN DECONSTRUCCION
UN HOMBRE EN DECONSTRUCCION

septiembre 05, 2020 9 minutos de lectura

Este relato Anónimo nos invita a reflexionar sobre la revolución que ocurre dentro de nosotros mismes, Es nuestra responsabilidad aportar nuestro granito de arena, para poder construir un nuevo futuro..
TRANS WEB 4.0 EROTISMO Y MUERTE
TRANS WEB 4.0 EROTISMO Y MUERTE

agosto 25, 2020 3 minutos de lectura

Nuestros amigos de FAE recogen la pulsión del cuerpo en aislamiento y la encamina a nuestro propio entendimiento y goce. Hasta que el deseo nos separe y nos vuelva a unir.

AMOR PROPIO, BODY POSITIVE
AMOR PROPIO, BODY POSITIVE

agosto 07, 2020 3 minutos de lectura

En el siguiente relato nuestra amiga Juli, nos cuenta su historia de como paso de sentirse la oveja negra de su familia ha ser una mujer empoderada de su cuerpo y sexualidad.

Suscríbete

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios, y mejorar nuestros servicios.