0

Tu carrito está vacío

Masturbación Culposa

junio 03, 2020 5 minutos de lectura

Hoy conocí un poco más a Felipe, es un chico de 25 años, estudiante de Enfermería de una universidad tradicional, chilena, perteneciente a una de “de las que si son buenas” (Menciona Felipe), mide 1.72, es de una familia de una religión que por hoy no mencionare; él fue criado en una familia bastante bien “constituida” bajos las normas sociales más repetidas y anheladas por algunos sectores socioculturales, en donde lo que importa es el “éxito” mencionado por ellos mismos, o lo que ellos sienten que los demás opinan de ellos (como el menciona en su presentación).

El motivo de consulta de Felipe desde un inicio ha sido despejar algunas “dudas que ha tenido siempre” (dice el).

Yo: ¿cuéntame Felipe, en que te puedo ayudar hoy? (luego de haberle expresado toda mi introducción dada a todos y a cada uno de mis pacientes, siempre recordando que mi consulta es un espacio digno y seguro para ellos, para sus emociones, temores, rabias y los fantasmas más profundos que ellos mismos puedan referir) 

Felipe: La verdad Dr…sé que es algo difícil de entender y de creer, pero tengo un asunto que me cuesta mucho comentar… desde pequeño tengo una carga importante de culpa que no me deja tranquilo…yo, yo siento una culpa demasiado grande cuando me hago lo que todos los hombres tenemos que hacer…usted sabe a lo que me refiero, ¿no? 

Yo: “¿No, la verdad prefiero que seas más específico, que es lo que todos los hombres tenemos que hacer, ¿Te refieres a que, Felipe?, prefiero que lo logres externalizar y verbalizar para avanzar juntos” 

Felipe: A la masturbación Dr.…. Desde que tengo memoria la masturbación, o pensar en alguien más, me gusta y mucho…pero lo que siento luego es terrible, es muy angustiante y me duele todo lo que soy, hasta el cuerpo, la garganta y luego me siento muy sucio por todo…usted sabe, por desear al prójimo de manera, usted sabe, inapropiada, sucia, no se….

Desde que recuerdo que he sido líder de jóvenes de mi iglesia, y he luchado con este pecado, y no lo quiero más, no quiero continuar pecando así, lo he hablado con mis líderes y me han retado muchas veces, me explican lo malo que es y que al morir debo tener claridad que me iré al infierno, y bueno, estoy consciente de eso, lo sé, sé que es así… pero lo he intentado tanto!, una y otra vez!, al principio era solo eso, luego cada vez que siento una erección me siento tan mal!, siento que deseo al resto, cuando veo a alguien lindx, me pasan cosas y luego termino imaginando más de lo que es bueno… 

Yo: ¿Hum, entiendo Felipe, y cómo crees que vives hoy tu sexualidad?, ¿la sientes libre?, te sientes cómodo con este sentimiento a diario?–(Lo escucho atento, asiento mi cabeza y empatizo con la vivencia de Felipe y pienso “esto No es nuevo, Felipe necesita ayuda y una orientación correcta de este conjunto de creencias erróneas que le provocan mal estar) 

Felipe:Siento que la sexualidad debe vivirse con calma, y en cada etapa, y aún no ha llegado mi etapa; estoy en la etapa de enfocarme en mi carrera, de estudiar y no puedo vivir esta vida ahora, no asi…siento que no es correcto, no va con mis creencias, no va con mi moral y ética enseñada por mis padres, y ellos lograron todo lo que tienen porque se casaron y luego hicieron los hijos, antes nada. ¡Entonces por eso están bendecidos hoy!, de lo contrario seriamos pobres! - (Felipe se ríe nervioso y tiene síndrome de piernas inquietas)- 

Yo: ¿Felipe, perfecto!, ¿me parece entender bastante lo que ocurre, quieres mencionar algo mas antes de comenzar con algunas preguntas más específicas? 

**Lo anterior mencionado es parte de una entrevista simulada de una de las tantas de consultas que atiendo a diario en mi consulta Médica como Medico-Sexólogo** 

Decidí el día de hoy exponer este caso para evidenciar lo que creemos que hoy no ocurre, o lo que pensamos que no existe en nuestra sociedad, pero está más latente de lo que imaginamos.

La frustración, la culpa y la ansiedad asociados a aspectos de las experiencias sexuales y como vivimos cada uno nuestra sexualidad está más cerca de lo que imaginamos, resulta que quizá no al nivel de Felipe, pero si con todas estas etiquetas que Felipe menciona en su discurso, palabras como “pecado, sucio, el hombre que debo ser, vivir cada etapa” entre otras, connotan la angustia y sed de información que tiene Felipe en su cabeza y la distorsión que tiene de la palabra “Sexualidad”.

Las palabras mencionadas anteriormente son utilizadas en nuestra sociedad y familia más repetidamente de lo que nos damos cuenta, quizá claro, en otras áreas; el juicio de valores por vivir una sexualidad, dejar fluir el imaginativo y simplemente disfrutar se ha visto estigmatizado, porque lo hemos asociado siempre con etiquetas que no nos dejan fluir como personas y como seres sexuales, en donde la palabras claves son solo “disfrute, consentimiento, respeto, y cuidado”, (solo por mencionar algunas de ellas). Esto es lo importante, fluir, conversarlo y llegar a consensos contigo mismo, permitirte experimentar sentimientos nuevos no se relaciona con la desvirtuacion de tu sexualidad o una “distorsión sexual” como algunos le llaman, esto pasa por darte el privilegio y derecho de sentir y vivir tu sexualidad con todos los cuidados necesarios, sin causarte angustias ni a ti ni a terceras personas (por supuesto) como le ocurría a Felipe; es decir, si a Felipe no le causara una angustia emocional mantenida durante días, sentimientos e ideaciones de fracaso y mal estar que llega hasta lo físico, entonces no existiría su presencia en mi consulta.

Lo que hace el caso de Felipe digno de expresar hoy en mi texto es que él estaba coartando su sexualidad por la desinformación que tenía con respecto a lo que es una correcta definición de “sexualidad plena y sana”, tal y como algunos de nosotros quizá en otras áreas lo hacemos, en donde tenemos un sentimiento con cargas negativas hacia otras personas con diferente orientación sexual, o expresión de género, o incluso que mencionan visitar una sexshop.

Bueno, si es así entonces no estás tan lejos del sentimiento de Felipe, y También tienes una ideación distorsionada de una vivencia saludable de sexualidad, y quiero ser claro, NO es lo que hagas, pienses o actúes en tu vida sexual; Es decir, independiente de eso, al reprimir tu sexualidad tiendes a coartar la visión de lo que puedes y no sentir, además de abandonar la vivencia de tu mismo sexo, es por este motivo que mi invitación es a derribar muros, quitar vendas, manejar información objetiva y profesional, quitar las etiquetas tanto para ti como para el resto y simplemente fluir y disfrutar de todo lo que te haga sentir amado primero contigo mismo y luego, claro, sentirte amado y deseado por terceros.   

Dr. Francisco J. Gatica
Médico Cirujano
Diplomado en Psicología Clínica
Master en Sexología (f)
Contacto: drfranciscogatica@gmail.com 
Cel/Whatsapp: +56 9 31013092 



Ver artículo completo

MEZCLA DE COLOR, EROTISMO FEMENINO
MEZCLA DE COLOR, EROTISMO FEMENINO

julio 10, 2020 5 minutos de lectura

Nuestra amiga Poulette nos cuenta el camino que tuvo que recorrer para llegar a ser una artista visual que hoy vibra haciendo lo que le apasiona... PINTAR EL EROTISMO FEMENINO !!!
CONFESIONES DE UNA MODELO ERÓTICA
CONFESIONES DE UNA MODELO ERÓTICA

julio 03, 2020 7 minutos de lectura

En el siguiente relato nuestra amiga Fay nos cuenta como paso de sentirse una mujer flaquita con muchos traumas a una mujer empoderada de su vida, cuerpo y sexualidad.
VUELA CONMIGO Y CUMPLE TU FANTASÍA
VUELA CONMIGO Y CUMPLE TU FANTASÍA

junio 29, 2020 6 minutos de lectura

Nuestra amiga Yonka nos relata una historia llena de erotismo que de seguro de hará remorar algún evento fortuito y fogoso que hayamos vivenciado ¿fantasía o realidad? eso queda para vuestra imaginación.

Suscríbete

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios, y mejorar nuestros servicios.